sábado, 17 de noviembre de 2012

Introducción: UÑAS


Buenas!! Inauguro con esta entrada lo que serán una serie de post acerca de las técnicas estéticas para manos y pies.
Antes de mostrar algunas técnicas, quiero hablaros un poco de la anatomía de la uña, y de las alteraciones patológicas que éstas pueden sufrir.


Su definición: "La uña es una producción epidérmica, translúcida, de superficie suave y brillante, elástica y flexible que recubre la cara dorsal del dedo en la tercera falange."

Básicamente la uña se encarga de proteger nuestras yemas de los dedos, de refuerzo a la hora de coger objetos, y de precisión (un ejemplo clarísimo, cuando queremos enhebrar una aguja).

Podemos distinguir varias partes de la uña como la matriz (parte más profunda), lámina ungueal (la parte de la uña que podemos ver), el lecho ungueal (es la piel sobre la que está adherida la uña), la lúnula (esa media luna que no tiene todo el mundo), repliegue periungueal (bordea la uña), cutícula (prolongación del repliegue) y el hiponiquio (ese una fina capa de piel que está pegado por la cara de abajo de la uña, y que podemos ver cuando la limamos a modo de pellejito).


Por curiosidad, el color rosa de la uña es debido a los capilares que están justo debajo del lecho ungueal.

Al igual que en la piel, la forma de vida, alimentación, cuidados... todo se manifiesta en las uñas.
A todo eso hay que sumarle que las uñas también están expuestas a agresiones externas como cambios de temperatura, incluso cuando limpiamos en casa con los químicos... etc, y por ello necesitan un cuidado especial.

La uña puede sufrir Alteraciones Patológicas (enfermedades) y No Patológicas.

Las enfermedades de las uñas se llaman ONICOSIS. Obviamente, se trata de patologías que han de ser tratadas por médicos y nunca por Técnicos/as de Estética. Pero si acudís a un centro de estética, sí deben saber detectarlas y mandaros con el especialista.

Por el contrario, las No Patológicas sí que pueden ser tratadas con técnicas estéticas, que son de las que me interesa hablaros. Pueden ser:

- De origen genético: modifican el tamaño y la forma de las uñas, o incluso su dureza.
- Cuando se ve alterada su consistencia: uñas quebradizas, abiertas en capas, hábito de comerse las uñas,          
   padrastros...)
- Variaciones del color: Leuconiquia (manchas blancas típicas que dicen por falta de calcio), Melanoniquia (hiperpigmentación de la uña por traumatismos...), uñas amarillentas (asociadas al tabaquismo)...

Hay tratamientos estéticos para paliar estas alteraciones.
Quiero advertiros de la importancia de tener unas uñas sanas, y no solo eso, sino de mantenerlas bonitas y cuidadas por temas estéticos; y os lo digo yo que me he mordido las uñas desde muy niña, sufriendo los padrastros y dolores en los dedos, infecciones... y a sido un largo camino, por dejar ese mal hábito, por que la uña crece muy débil al principio y ha de tener muchos cuidados...
Por favor, no las descuidéis!!

Espero que os haya servido, ya sabéis que podéis dejarme vuestras dudas o comentarios!!

Un besito!



2 comentarios:

  1. hola

    Cual es el tratamiento etético de la melanoniquia por rozaduras, tendencia propia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, la melanoniquia generalmente se da por un traumatismo (golpe), y con el tiempo la uña crece y esa pigmentación marrón-negruzca desaparece.
      A no ser que sea de herencia genética.
      En cualquiera de los casos, la alternativa estética es maquillar la uña con un esmalte mate u opaco para cubrir bien el color oscuro. Por ejemplo, la manicura francesa al ser un color muy claro no serviría; sin embargo un rojo cubriente si.
      Espero haberte ayudado. Un saludo!

      Eliminar

Introduce tu mail para recibir novedades!